``\(^<>^)/´´

13 de julio de 2011

Análisis - Muramasa: The Demon Blade (Wii)

Analizo una pequeña obra de culto de esta generación, el hack and slash Muramasa: The Demon Blade.


Muramasa: The Demon Blade (Wii)
Finalizado en el nivel 2 de dificultad, completado al 100% en el nivel 1 de dificultad.



En un momento en el que los juegos 2D empiezan a re-popularizarse, el estudio de videojuegos Vanillaware que son expertos en este tipo de juegos, vuelve con un hack and slash en 2 dimensiones muy parecido a su último proyecto, Odin Sphere.


El juego consiste en ir penetrando en mazmorras llenas de enemigos y acabar con el enemigo final, de manera que la historia principal se va desentrañando. Estas mazmorras y otros lugares como pueblos, templos, baños termales y mazmorras secundarias están repartidas por un extenso mapeado por el que tenemos libertad absoluta para recorrer, claro que por este mapeado hay multitud de enemigos que van apareciendo aleatoriamente para dificultarnos el paso y ganar algo de experiencia. El acceso a todo el mapeado se hace progresivamente ya que hay repartidas una serie de barreras que solo podemos romper con ciertas katanas que se consiguen en la historia principal.


La jugabilidad es frenética e intensa, pero tampoco es un machacabotones, incluso en el nivel de dificultad más bajo. Para derrotar a algunos enemigos hay que hacer algunos movimientos concretos y para defendernos no siempre vale atacar sin parar para que el enemigo no pueda hacer nada, muchas veces tenemos que intentar bloquear golpes y proyectiles e incluso alejarnos del sitio hasta que el peligro haya pasado si no queremos morir en cuestión de segundos.

Recorreremos cielo, tierra e infierno para conseguir nuestra meta.

Aunque en el nivel de dificultad más bajo no hay que evitar ataques tan a menudo, es bastante exigente, ya que sobretodo en los enemigos finales hay que vigilar constantemente el nivel de vida y el estado de la katana y no encajar demasiados golpes ya que solo se puede recuperar vida cada cierto tiempo y el inventario es bastante limitado. El 2º nivel de dificultad es extremadamente exigente ya que aparte de lo mencionado, hay muchos ataques enemigos que nos destrozan la katana y tenemos que estar muy pendientes de esquivar el máximo de ataques posibles antes que bloquearlos.

Visualmente este juego es una obra de arte.

En cada combate se ganan puntos de experiencia que nos aumentan la barra de vida y de vez en cuando se consiguen nuevas katanas exponencialmente poderosas, cada una con un ataque especial concreto. Levelar(ganar experiencia en combates fuera de la historia principal) puede ser útil para hacer frente a enemigos demasiado poderosos aunque las características del juego hacen que la habilidad y el conocimiento del jugador sean siempre lo más importante. A lo que no he encontrado mucho sentido es que las mazmorras secundarias tengan auto-level, es decir, que los enemigos hacen más daño cuanto más avancemos en la historia. Tampoco me ha parecido muy correcto que al llegar al nivel máximo perdamos la ventaja de recuperar toda la vida al subir de nivel.


El control es bastante sencillo, por lo que lo más importante es saber donde colocarse y como y cuando atacar, claro que algunos movimientos especiales requieren cierta combinación de botones y movimientos del stick para ejecutarlos. Esto es al menos con el mando clásico pro, ya que se pueden utilizar otros 3 tripos de control.

Uno de los puntos más especiales de este juego son los gráficos; sí, son en 2 dimensiones, pero son extraordinariamente bellos. Todo es de un estilo japonés feudal y los personajes tienen cierto toque de anime. Incluso comer algo para recuperar vida es un espectáculo visual, ver como se asan unos boniatos, se prepara una sopa tradicional japonesa o como se come poco a poco un pez asado, unos dulces de arroz o un pastelito. Me está entrando hambre solo de recordarlo...

Da ganas de pegarle un bocao a la pantalla.

Tan destacable como los gráficos son la música y los efectos de sonido que acompañan perfectamente el estilo del juego.

Por supuesto la historia es un punto importantísimo, o mejor dicho las historias, porque son 2 historias con 2 protagonistas que se llevan a cabo en el mismo escenario y que se entrelazan entre sí, donde hay todo tipo de situaciones propias del estilo del juego: traiciones políticas, clanes de ninjas, mitología japonesa, fantasmas, etc.
Más que la historia me han gustado los personajes principales, especialmente la delicada Momohime que se ve envuelta en todo este enredo. Se profundiza mucho sobre el pasado de los personajes y sus intenciones generando múltiples conflictos de intereses entre todos ellos.

Siempre hay algo de palique con los enemigos finales.

Todos los dialogos están en japonés y todos los textos y subtítulos en castellano. Como es habitual en los juegos distribuidos por Rising Star Games, el juego lleva un manual de instrucciones de verdad y a color.

El juego dura unas 12 horas para cada historia, otras 10 horas para conseguir el final verdadero y unas 8 horas extra para hacer todas las misiones secundarias y conseguir todas las katanas, haciendo un total de 34 a 42 horas.

Aunque es un juego serio, de vez en cuando hay pequeñas bromas o comentarios picantes.


Conclusión:
Un hack and slash 2D sobresaliente. Una jugabilidad frenética y exigente. Unos gráficos bellísimos con ese estilo japonés tan tradicional. Con 2 largas historias que se entrelazan y unos personajes principales con un gran carisma.


NOTA FINAL: 8 de 10. Gran juego.


Ranking de Wii

2 comentarios:

猫井 dijo...

Este juego es muy difícil de conseguir en mi medio. Afortunado eres al haberlo conseguido y poder jugarlo.

Es realmente el primer análisis que leo sobre él, así que me veo motivado a preguntar: ¿por qué no sacó mayor nota?

DrPollit0 dijo...

La verdad es que aquí en Barcelona también me fue difícil encontrarlo. Lo encontré meses después de su lanzamiento de casualidad en una tienda de barrio y lo compré. Luego me enteré que habían lanzado una segunda remesa ya que la primera estaba totalmente agotada.

Las notas que pongo se basan principalmente en el disfrute que he tenido del juego y creo que mis notas suelen ser bastante exigentes, por lo que para mi un 8 es muy buena nota; de unos 44 juegos de Wii que he puntuado, este está en la posición 16.

Para mi este juego no es de 10 porque creo que tiene algunos pequeños fallos, que he puesto en el análisis, y porque tampoco aporta una gran originalidad jugable.
Y no le he puesto un 9 porque aunque pueda merecerlo, he disfrutado más con juegos como Mario Kart Wii, Sin & Punishment, Monster Hunter Tri, No More Heroes, etc. Posiblemente sea porque me gustan más otro tipo de géneros que los hack and slash o beat'em up 2D.